Comisaría

Esta construcción es la representación de una Comisaría modelo. Tiene dos sectores. Al entrar es la zona donde vivía el policía de campaña y atendía los asuntos. El piso es de piedra de adoquines. El cielorraso es de arpillera o chala para aislarlo. Tiene un fogón de piedra para calentarse y cocinar, cama, aperos, poncho y armas. Aquí también, junto al policía, dormía su caballo porque la prioridad fundamental era su cuidado.

Se conecta mediante una importante puerta reforzada con marco de hierro con la zona del calabozo. Los primeros policías eran popularmente llamados “mataperros”. Cazaban perros cimarrones y volvían con las orejas prendidas en el recado.

Dependiendo del número de orejas le pagaban el sueldo. Aprovechado el conocimiento que tenían de la campaña les fueron dando poder, otorgándoles más funciones y a llamándolos "comisario".


compartir en: