Herrería

La cultura española introdujo en la Banda Oriental las herramientas de herrería. Trabajaron el hierro que venía desde España y escaseaba. Un aporte importante fue el de los jesuitas que apartir del Siglo XVII intruyeron a los indios guaraníes que tenían presencia en nuestro territorio y que llegaron a convertirse en eximios herreros.

Dentro de los primeros trabajos de herrería se cuentan: estribos, cuchillos y puñales, herraduras, cruces para la iglesias y sepulturas, balcones de campanarios, robustas rejas, cadenas y grillos, cerraduras, clavos y herramientas para el trabajo agrícola. Más adelante también se fabricaron marca de ganados, piezas para obras del ferrocarril y de hierro forjado para puertas, ventas y balcones.

Las rejas coloniales, que en un principio tenían pocos adornos, copiaron el estilo sevillanos en el que abundaban rizos, perillas, rosetones, hojas, etc.

Construcción de piedra con predominio de granito en virtud de su dureza para soportar el fuego y los golpes propios del trabajo. Tiene una fragua importante donde se calentaba el hierro para poder trabajarlo.

En general la herrería estaba cerca de un curso de agua aprovechando su fuerza para mover una rueda de hierro y paleta de madera que a su vez ponía a funcionar un martillo y mediante unas poleas otras herramientas tales como remachadora, taladro, la misma fragua y el fuelle.

El herrero mediante una series de palancas controlaba interiormente el caudal del agua para dar mayor o menor velocidad a la rueda que ponía en funcionamiento el sistema.


compartir en: